Luciano-biondi-fotografo-de-productos-y-artista-digital-fotoproducto-montajes-publicitarios-fotografia-comercial-fotografia-instagram. Emprendedor

De empleado a emprendedor

Todo emprendimiento atesora una historia que lo identifica. Su protagonista, el emprendedor, transita por un camino sinuoso y difícil, donde al principio, toma malas decisiones y comente errores, pero con el tiempo, se transforma en un luchador. Mi nombre es Luciano. Soy fotógrafo y emprendedor. En esta oportunidad, quiero contarte la historia de mi marca personal.

Un sueño que empezó de niño

De niño me expresaba con las manos. Dibujaba, pintaba y creaba. Eso a mis padres, les encantaba. Sus caras de sorpresa y emoción, al ver mi garabato, me llenaba de alegría. Para mi, eso era todo. Sin embargo, no siempre fue así.
Trabajaban muchas horas y llegaban cansados.

  • Trabajaban muchas horas
  • Aveces, llegaban demasiado cansado como para prestarme atención.
  • Hacían horas extras para traer mas dinero al hogar.
  • Sacrificaban minutos con la familia, por horas en el trabajo.

Yo solo quería dibujar, correr hacia ellos a penas llegaban y mostrarles mi creación. Pero en ocasiones, su cansancio los vencía, y sin quererlo, me ignoraban. Mas tarde, entendí que eso, había creado un hueco. Un vacío que años después, tapé con perfeccionismo.

Mi primer intento

Crecí y entre al mercado laboral. joven e Inexperto entre a una gran empresa. Ganaba buen dinero, y eso me gustaba, pero a los pocos años, me vi trabajando horas extra, rodeado de papeles y con tareas que no me gustaban. Era poco hábil poniendo limites, a mis jefes arrogantes y orgullosos, y me sentir cansado, maltratado. Ahogado. Un día tome mis cosas, vacié mi oficina y salí por la puerta. ¡Renuncié!.

Crear un negocio requiere autoestima y estabilidad emocional . A veces, se toman decisiones difíciles y se imponen limites. Sin ellas, el camino hacia el éxito se hace cuesta arriba. Podemos desmoronamos y perder el rumbo.

Luciano Biondi

De adolescente, descubrí la fotografía analógica. Fue amor a primera vista. en aquel momento decidí que lo mío, era ser fotógrafo. A penas renuncie, jure que jamás, volvería a trabajar en relación de dependencia. Tome el dinero que había ahorrado, fui a una tienda, compre una cámara, flashes y varios accesorios. solo quería una cosa: convertir mi sueño en realidad. Comenzar mi primer negocio fotográfico.

rumbo al fracaso

Sin obligaciones, y con ganas de comerme al mundo, me frote las manos, y salí disparado a crear mi negocio. Al sentarme frente el ordenador, no sabia, ni por dónde empezar. De pronto, me vi paralizado. No sabia qué hacer. No tenia clientes. No tenia Ayuda. No tenia estrategia. Pasó el tiempo, había gastado mis ahorros, la emoción había disminuido, y el entusiasmo, estaba perdido. Entre en crisis. Mi sueño se había desmoronado.

Necesitaba dinero y una nueva rutina. Gracias a un familiar, conseguí un empleo en la Ciudad de Buenos Aires. No me encantaba, pero necesitaba el dinero, y acepté. No quedaba cerca, pero me hice amigo de los viajes en tren. Aprovechaba los trayectos para escribir, pensar y soñar, con una segunda oportunidad.

Es importante, como emprendedores, aprender de los fracasos. Nos ayuda a tomar mejores decisiones en el futuro.

Luciano Biondi

Años mas tarde, la pandemia trajo Crisis económica. Las empresas dejaron de trabajar, y el aislamiento frenó la actividad. Muchos negocios cerraron y otros, redujeron su personal. Las consecuencias no tardaron en aparecer, y al poco tiempo, recibí un telegrama. ¡De nuevo en la calle!. El pasado, volvía.

mi segunda oportunidad

Hace 13 años, conocí a mi mujer. Ella es apasionada, alegre y decidida. Siempre me apoyó y acompaño en momentos difíciles. Firme, como un soldado.  jamás abandonó.

Antes de tocar fondo y hundirme en depresión, ella, me convenció de convertir la situación, en la segunda oportunidad que tanto esperé. Esta vez, contaba con la experiencia del pasado. Si me concentraba, planteaba una estrategia y me mantenía fuerte, podía salir adelante. Mirá esta entrada

Con su ayuda, arme un plan para conseguir mi primer cliente. Al tiempo conseguí el segundo, y luego, poco mas tarde, llego el tercero. Cuando me di cuenta, había creado «Luciano Biondi Fotografía». Convertí mi sueño, en realidad.

El camino del emprendedor/a suele ser solitario. Contar con aliados que nos contengan y apoyen, en momentos difíciles, es tan importante como nuestro negocio. Son salvavidas en momentos de crisis. 

Luciano Biondi

lo que aprendí

Sí, lo sé. Hay muchos fotógrafos en el mercado. Algunos, ofreciendo lo mismo. Otros, con mejor técnica. Pero «Luciano Biondi Fotografía» tiene algo, que nadie podrá copiar jamas: una historia valiosa. Una biografía Repleta de fallos y decepciones, que dejaron una gran enseñanza, y que hacen de mi negocio, único e irrepetible.Emprendedor fotografo negocio

Me encantaría conocer tu historia: ¿ Cómo fue tu experiencia?. Cuéntame tu idea. Envíame un mensaje, o déjame un comentario. Seguro, nos podemos ayudar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.